Tarot Cabalístico

Inicio Tarot y Cábala Letras Cabalísticas Curso Tarot Piedras y Gemas Horóscopo Semanal
Angeles del nacimiento Numerologia Grafologia Plantas protectoras Mundo Espiritual

 

Recomendados

Tarot Abba

Tarot Yoli Tolengo

Tarot San Miguel Arcangel

El Ojo de Nut

El Templo de Delfos

REFLEXIONES

DESPEDIRSE DE LOS SERES AMADOS Y PONERLOS EN CAMINO


Cuando hayas completado el ejercicio de relajación, puedes utilizar este ejercicio para liberar a tus seres queridos en espíritu. Empiezas por visualizar a tu ser querido como la imagen viva de la perfecta salud, de pie y delante de ti. Cualquier enfermedad que haya tenido ya no ejerce efecto alguno sobre su nuevo cuerpo.

Aunque su fallecimiento haya sido rápido y hasta traumático, imagínalo íntegro, feliz y lleno de vida frente a ti.
Pinta todos los detalles posibles. Puedes visualizarlo con ropas conocidas, imaginar su aroma, concentrarte quizás en una marca de nacimiento, una postura característica o un peinado en especial. Cuanto más detallada sea la visualización, más efectivo resultará el ejercicio.

Una vez que tengas un retrato detallado en la mente, inicia una conversación. Pregúntale por su transición al estado de espíritu, como se siente ahora. Cuéntale cómo te has sentido desde su muerte. Háblale del dolor que aún sientes.

Habla con tu ser querido y luego escucha sus respuestas. No interrumpas el ejercicio, aunque te parezca que no haces sino hablar contigo mismo. Es importante llevarlo a cabo hasta el final sin racionalizar parte alguna. Disfruta de su compañía una vez más.

Quizás te traiga el recuerdo de algún momento que compartisteis con él o ella en el plano físico, y del placer que les dio a ambos la mutua compañía.

El siguiente paso de tu viaje es tomar al ser querido de la mano para viajar juntos a un bello jardín, lleno de hermosas flores, de diferentes formas y tamaños. Huele la fragancia de ese increíble jardín. En este magnífico paisaje hay espléndidas estatuas y fuentes donde los pájaros retozan y gorjean.

A la distancia se oyen juegos y risas de niños. Todos los elementos que te rodean son perfectos. Disfruta del esplendor, la paz y la tranquilidad de este lugar especial.

Mirando a lo lejos, vemos edificios imponentes. Ambos, el espíritu y tú, van hacia ellos. A medida que se acercan, ves centelleantes columnas de perlas en un edificio increíble, que reverbera en un rosado claro. Está rodeado por otras construcciones, que se extienden perfectamente separadas entre sí.  Cada uno difiere levemente en cuanto a diseño; de cada uno emana una sensación de mundo celestial. Penetras con tu ser querido en ese gran edificio y te encuentras dentro de una sala inmensa.

En el centro de esa habitación hay una gran pantalla cinematográfica. Cuando la miras, las luces se atenúan y se inicia una película. Refleja los hechos y las experiencias que alguna vez compartiste con el difunto.

La película comienza cuando lo conociste y continúa a partir de ese punto. Mientras miras esas vívidas experiencias compartidas, percibes la emoción que corresponde al momento. Hazlo por todo el tiempo que sea necesario. Disfruta de los momentos que compartiste con él o ella.

Al terminar la película experimentas una sensación de alivio, de cosa completa y terminada. Ambos han compartido una porción de tiempo, pero aún no ha terminado, pues habrá más experiencias para comprar en otro momento. Empiezas a comprender que tú y el difunto han compartido otras vidas en el pasado y que volverá a suceder en el futuro.

La vida continúa, en esta tierra o en el cielo.

 

Glitter Graphics
Glitter Graphics

Después, ambos salen del edificio y salen al jardín. Entre los maravillosos, increíbles paisajes de bellas flores y verdor, se destacan varios seres vestidos de blanco.

“¿Quiénes son?”, les preguntas. Tu ser querido responde: “Son mis maestros. Me están ayudando a conocer mejor este lado”. Miras al fondo de esos ojos sapientes y ves en ellos compasión. Ellos te devuelven la sonrisa para infundirte seguridad, entonces sabes que tu ser querido está donde debe estar: en casa, en un sitio de increíble vida y crecimiento. Uno de los maestros se acerca a ti y te entrega un corazón de plata que cuelga de una cadena del mismo metal. Te dice que abras el corazón, y lo haces.

Luego agrega: “Llena el corazón con todas las cosas maravillosas que quieras dar a tu ser amado para que las conserve en este nuevo mundo”.

De pronto, tu mente está plena; todos tus pensamientos se vierten en el corazón de plata: lo que deseabas decirle a tu ser querido, todas las palabras que pensaste sin pronunciarlas, todos los sentimientos, expresados o no, todo lo que querrías que él recordara. Visualiza estas ideas, sensaciones y palabras llenando el interior de corazón de plata; entonces el corazón empieza a refulgir. Refulge tanto que apenas puedes mirarlo.

Lo cuelgas al cuello de tu ser amado, para que le acompañe siempre; es una parte de su amor que no puede morir jamás. Lo abrazas y él te dice: “Siempre estaré contigo”.

Llega el momento en que debes volver a la tierra, pues así como tu ser querido debe seguir aprendiendo y trabajando donde se encuentra, tú debes realizar el trabajo dónde estás. Y así se hace. Abandonas esta tierra de esplendor con una sensación de vida real y la seguridad de que volverás a encontrarte con él en el jardín de las delicias celestiales una vez que completes tu aprendizaje en la tierra, cuando llegue ese momento, el ser que amas saldrá a recibirte y te acompañará de regreso al hogar.

 

Angel Glitter Graphics for MySpace, Hi5, Orkut

 

MENSAJE DE LOS SERES DE LUZ
(Canalización con los guías espirituales en una rueda de energía)

 

Circulo de energia

“Os dirigimos estas palabras por el profundo amor, respeto y admiración que nos producen vuestras vidas.

Fue hermoso veros nacer y dar vuestros primeros pasos y estuvimos allí, a vuestro lado cuando empezaron a inculcaros normas, reglas de conducta, cuando desacreditaban vuestra imaginación y vuestras percepciones y cuando empezasteis a aprender a encerrar vuestros sentimientos para que no fueseis ridiculizados. Si, estuvimos allí en esos momentos, susurrando palabras de amor  y comprensión y absorbiendo vuestra tristeza. Crecisteis y seguimos a vuestro lado.

Es doloroso veros dudar de vosotros mismos, despreciaros y desacreditaros juzgándoos constantemente y dando más crédito a la opinión que los demás tienen de vosotros que a vuestros propios sentimientos.

Si, ciertamente todos tenéis aspectos de vosotros mismos que deben ser sanados. Pero mucho más que eso, lo que está causando estragos en vuestras vidas, es la duda y el miedo.

Cada vez que dudáis de vosotros mismos, permitís que el miedo se vuelva vuestro consejero. Esto paraliza vuestro camino y hace que el sendero se vuelva difícil y abrupto.

Sabed que cada vez que conseguís apartar vuestros miedos y confiar en vosotros mismos, alzamos nuestras copas, nos emborrachamos de alegría y júbilo, porque otro ser humano ha sabido conquistarse a sí mismo.

Os admiramos y os amamos porque sois grandes guerreros y conseguís vuestras victorias, aprendiendo a perder batallas.

En contra de lo que os ha enseñado este mundo, vosotros aprendéis a perder el orgullo, aprendéis a perdonar, aprendéis a perder vuestra ambición, aprendéis a perder esa necesidad de exaltar vuestro ego y sobre todo, aprendéis a confiar en vuestro fuero interno.

¿No merece esto una celebración? Desde el palco del cielo, se oyen nuestros vítores y muchos de nosotros exclamamos: ¡Bravo, bravo!

Queremos haceros saber que a veces vuestras batallas en la Tierra son silenciosas, porque sólo vosotros sois testigos de vuestras victorias.

Quizás nadie más se da cuenta de ese pequeño acto de perdón o de cómo habéis sabido someter la arrogancia, pero nosotros sí nos damos cuenta y os condecoramos por ello.

Es necesario que sintáis que sois valiosos y que vuestras conquistas tienen una repercusión mucho mayor de lo que creéis.
Cada vez que subís un peldaño del entendimiento de vuestro propio ser, estáis abriendo camino y estáis creando nuevos senderos por los que pueden transitar otros.

Así de importantes y así de valiosas son vuestras conquistas. Están abriendo senderos de comprensión, de amor, de libertad por los que van a caminar otras personas.

Abandonad vuestros miedos y vuestras dudas y aceptad el reto de vuestras vidas, sintiendo que la estáis creando vosotros mismos.

La realidad de vuestras vidas es la proyección de los contenidos de vuestra conciencia. Observad el guión de vuestra vida, observad qué es lo que os están queriendo decir esas situaciones, abrazad a todos los actores de vuestra vida, entended que vosotros los habéis llevado al escenario, para obtener entendimiento y trascender esas realidades. Dejadlas que se vayan para que podáis crear otras nuevas y más satisfactorias.

Se trata de trascender y no de quedarse anclado en la tristeza, en el dolor, en los apegos, en las culpas o en los errores. No os preocupéis, navegad siempre en la confianza de que estáis siendo guiados. Si consideráis que habéis cometido un error, no temáis, vendrán nuevas oportunidades y sabréis hacerlo mejor de lo que lo habéis hecho hasta ahora.

Abandonad vuestras recriminaciones, vuestros miedos y vuestros juicios porque os mantienen encallados en los arrecifes de vuestra mente.

Salid a navegar por el mar de la vida con plena confianza de que no estáis solos, de que nadie os juzga y de que sois amados y admirados por vuestro coraje y valentía.

Rescatad al guerrero que lleváis dentro y escuchadlo. Acallad vuestra mente y escuchad vuestros sentimientos más profundos, ellos os indicarán el rumbo a tomar y sabed que estáis volviendo a vuestro verdadero hogar, a conocer la grandeza de vuestro SER y de vuestra verdadera esencia.

No permitáis que vuestra mente juzgue como errores aquello que son simplemente curvas en el camino y seguid adelante, sabiendo que estáis volviendo a casa.

Sois grandes, sois maravillosos y no sois ni mejor ni peor que otros. En el SER, no hay seres más grandes o más pequeños, en el SER todos somos iguales.

Amad esta oportunidad, amad vuestra vida, amad a vuestro SER y descubriréis una belleza sin límites. Amaros a vosotros mismos porque sois dignos y merecedores.

Y si después de escuchar estas palabras, os preguntáis quién las dice, sabed que no importa quién lo dice, sólo importa quién lo aprende.”

 

 

Angel Glitter Graphics for MySpace, Hi5, Orkut

 

Glitter Graphics
 

El juicio


Amigo lector, lectora, este fascículo es para ti. Podrá ayudarte a salir LIBRE Y SERENO de tu tribunal interior.

Si la culpabilidad, la duda, el miedo viene a atravesar tus días y a paralizar tus impulsos hacia la VIDA, interrogate en lo más profundo de tu corazón, sobre las RAICES que los alimentan.
NO TEMAS RECONOCER la causa de tus limitaciones actuales, ya que DIOS nos quiere LIBRES, NO TE ENCADENES CON NADA …

NO JUZGUES NADA NI A NADIE EN LO MAS PROFUNDO DE TU CORAZÓN.

Reflexiones sobre una fuerza de sanación que llevamos en nosotros y cuyo lugar está hoy día ocupado.

El juicio es
Aquel que vive en nosotros…
Aquel que nosotros acogemos como un amigo…
Aquel que nos conduce al miedo…
Aquel que pesa sobre el mundo.. Aquel que corta las alas al AMOR                        

<< No juzguéis y no seréis juzgados. Pues se os juzgará de la manera  en que juzguéis y se os medirá con la medida que midáis>>
Un extraño  juicio pesa sobre el mundo y sobre el hombre, ¿Dónde empieza? ¿Hasta dónde se extiende su acción?
Si nos interrogamos sobre nuestra vida, sobre nuestra relación con los seres o con las cosas, en cada instante veremos asomarse EL JUICIO.

Si reflexionamos sobre la actual carga  que pesa sobre la humanidad a nivel colectivo pero también a nivel individual, EL JUICIO  aparece, siendo la base de infinidad de sufrimiento, de dramas, parece útil darse cuenta del valor y magnitud de esta cita  evangélica <<no juzgarás>>.

Que es un juicio?..

Imagina un tribunal… y mirad lo que pasa en el interior. Sin entrar en los detalles  técnicos del sumario, sin entrar en la validez o la buena finalidad de lo que ocurre, observemos los personajes que llegan.
Todos aquellos que han pasado por la <<maquina judicial>> saben lo que puede sentir el señor dentro de un tribunal.
El tribunal valora, instruye, procesa y sobre todo, al final de su recorrido pronuncia un veredicto, que supuestamente se sitúa en la balanza (símbolo de la justicia).

Sistema dual-binario, el juicio es por naturaleza negador de la ley del amor… aquella que se descubre en el mismo corazón del precepto evangélico: <<no juzguéis>>.
La nocividad de todo juicio estriba en suponer que la vida es mensurable, calificable, y sobre todo que entra a voluntad dentro de moldes o modelos previamente definidos por la ley.
Todo juicio es una negación de algo o de alguien. Se concibe fácilmente que una sociedad aún inmadura y evolucionando fuera de la ley del amor tenga la necesidad de instaurar otra ley más conforme a las normas de su ideal colectivo.

El tribunal interior que cada uno lleva en sus fibras.
El mundo tal y como es hoy en día está en su mayoría programado para juzgar.
La dualidad entra en nosotros para reemplazar la ley del amor, y si no tuviésemos dentro de nuestros átomos el recuerdo de esta ley, toda huella de conciencia real habría podido ser completamente borrada.

Nosotros nos hemos adherido en diferentes grados  a este sistema tan <<natural>> que nos parece casi imposible poder vivir sin él…
Nuestro mundo, nuestras estructuras de pensamiento, nuestra relación con los seres y con las cosas pasarán casi siempre por los filtros del juicio y llevarán su marca.

CASI PODRÍAMOS DECIR QUE EL JUICIO ES LA RAÍZ DE TODOS LOS MALES

Glitter Graphics

El juicio en terapia.

En mis experiencias de terapeuta, he podido constatar que detrás de cada angustia, cada sufrimiento, está presente el juicio.
<<yo no soy culpable>> o <<  jamás podré>> son expresiones comunes que traducen bien las creencias limitantes, salidas de un estrechamiento del campo de conciencia del individuo, y a menudo también de un juicio que él lleva o que le hacen llevar…
Dentro del espiral del juicio, los parámetros enunciados pueden sorprender, y podemos dudar, por ejemplo que una enfermedad tome sus raíces dentro del juicio…

Sin embargo, la expresión demuestra que numerosas enfermedades son el resultado de la enfermedad esencial: la falta de amor.
El órgano o la función <<enfermo>> se encuentran precisamente en desequilibrio con el movimiento de vida que no pueden recibir sin distorsionar la luz que los tendrá de alimentar.

Remontándonos al curso del tiempo, nos damos cuenta que el ser sufre y << cae enfermo>> porque no se siente digno de recibir su verdadera sustancia de vida. En este caso es el juicio que pesa sobre nosotros. Incluso si algunas religiones se han hecho fiadoras del juicio y han hecho de él un principio necesario para complacer las <<voluntades divinas>>, numerosos son los movimientos que han intentado (y aún están intentando) resolver las cuestiones existenciales que emanan del juicio.
Por qué la culpabilidad?... el miedo?...el ser duda en el corazón del ser.

Cristo a través de su sorprendente mensaje nos ofrece una verdadera llave de vida: <<no juzguéis>>, <<no midáis al otro>>, <<no encerréis a nadie en un veredicto>> y sobre todo sed libres y vigilantes para no entrar a pesar vuestro en la espiral del juicio.
La medida de la cual os sirváis, os será aplicada…aquí vemos el efecto espejo que quiere que todo reproche que dirigimos a otro, sea un reproche que nos dirigimos a nosotros mismos.

Algunos se han acostumbrado tanto a ser juzgados que ya no son conscientes de que la pérdida de su espacio de libertad yendo incluso a prolongar el efecto del juicio sufriendo, aplicándoselo a ellos mismos y a menudo justificándolo en cada uno de sus actos…
Veamos pues la vasta extensión de los descubrimientos ofrecidos en el campo de la experiencia y de la reconquista de uno mismo.

 

Glitter Graphics
 

El antídoto del juicio.

En el momento en que intentamos encerrar a alguien o de encerrarnos a nosotros mismos en un juicio. Aparece un síntoma muy sutil ya que nuestra libertad interior se encuentra directamente amenazada.
Este espacio de libertad que nosotros hipotecamos continuamente es, ya lo hemos visto, el campo <<visual>> sellado.
Si llevamos tantos miedos es que nuestra respuesta a la vida y el amor es inadecuada..
Una carga de programaciones está en marcha y la lucidez necesaria para hacernos salir de este laberinto desaparece y sella nuestra mirada..
El sistema dual-binario  en el cual nosotros nos inscribimos es inepto para darnos la solución.
El hombre tiene siempre la necesidad de reconciliarse, de hacer que pare en él la lucha contra él mismo y que contra la vida le ha sido confiado.

Pregunta: si no juzgo, seré pasivo, amorfo y algunas veces incluso hipócrita?...
Respuesta: crees que lo que tú sientes no tiene ninguna importancia? En el momento en que tú estás en relación con el otro, es una parte de ti mismo que tu percibes, está en tus átomos y vibran, dale siempre las gracias por las cóleras que él te permite expresar. Son las cadenas que se rompen.

Con esto no podemos hacer trampas… de lo contrario hacemos ver que somos un ángel… y por el contrario estamos a punto de sacar la etiqueta: este es un estúpido.

Con el ojo de la libertad es fácil de descubrir: mira donde  el otro te encadena… y donde tú te encadenas al otro y descubrirás tus juicios y tus limites.

Si tú no juzgas… estarás por el contrario alerta, vivo y libre.

En realidad, tenemos miedo de abandonar un sistema de defensa que esta por entero basado sobre el juicio.
La ley de amor que es la única que puede disolver el juicio, intentará despertarnos, mostrarnos que se esta formando un desequilibrio y por ello, algunas veces, nosotros nos sentimos en desacuerdo con nosotros mismos, una invitación, una violencia sorda, un malestar, que son síntomas susceptibles de hacernos tomar conciencia de nuestra ruptura con… esta ley sutil.

La base de toda búsqueda en este dominio es ante todo escoger la paz… escoger la …paz… ya que un manantial de paz abundante y fecunda en lo más profundo de nuestro corazón ¿nunca has pensado en ello?

Tú ves la vida de hoy con sus luchas, sus tormentos, sus interrogaciones punzantes, tu dolor, tus contradicciones… no huyas dentro de explicaciones, dentro de justificaciones, dentro de unos sistemas de pensamiento que podrían alejarte aún más de aquello que tú buscas en lo más profundo de ti.

El hombre lo ha explicado todo, lo ha analizado todo, y ya no sabe vivir. La función cerebral  se ha vuelto dominante. Nosotros le hemos sepultado nuestro manantial y nuestros recursos.

Sin embargo existe una percepción en ti que jamás ha envejecido, tienes que desenterrarla, limpiara con ternura, con suavidad y sosiego, volviendo así de nuevo viva y activa.

Sean cuales sean tus problemas, piensa que, son el amor que intenta curar a través de ti.

Entonces ya no juzgarás  más lo que ocurre en tu vida. Acogerás en ti al ser roto. El huérfano que muere de sed y que el mundo parece querer arrastrar cada vez más hacia su perdición.

El antídoto al juicio, y a todo que de él deriva, es ponerse por elección, en la aceptación atenta de lo que ocurre en el instante en que tú sientes, en el instante en que percibes, nada más…

El mundo supuestamente exterior empieza dentro de nuestras neuronas…es la proyección de lo que nosotros cultivamos continuamente en el interior del <<yo>> dentro de la  caja de herramientas que nos sirve para trazar nuestra ruta.

¿De qué manera el juicio que nosotros emitimos se vuelve en contra nuestra?

Aquí de nuevo la aclaración Evangélica nos revela la profundidad de una auténtica SABIDURÍA la aplicación y el beneficio que podemos obtener en nuestra vida cotidiana.

¿Cómo es que ves la paja en el ojo de tu hermano y no te das cuenta de la viga que hay en el tuyo?
¿Cómo puedes decir a tu hermano: “Déjame sacarte la paja del ojo”, si tú tienes una viga en el tuyo? Hipócrita, sácate primero la viga de tu ojo y luego verás suficientemente claro para sacar la paja del ojo de tu hermano”. Mateo 7.3.5.

En el momento en que ponemos en marcha un JUICIO en nosotros mismos, se hipoteca seriamente el campo de visión de las cosas. Más aún, mutila nuestra libertad interior para arrastrarnos y encadenarnos a una PROGRAMACIÓN mental cuya nocividad se revela cada día en el corazón mismo de lo que vivimos.

ESTRECHAMIENTO del campo de CONCIENCIA, Y …
                   PÉRDIDA DE LIBERTAD INTERIOR…

He aquí dos ejes de DESVIACIÓN que obligan al SER  a entrar en los caminos (tan familiares hoy día), del malestar, de los sufrimientos y de conflictos.

El siguiente esquema aclara aún más este sujeto y podremos ver como el juicio nos hace entrar en …

Di siempre lo que SIENTES con CALMA y sin herir a nadie. Esto te lo ofrecerá el EJE de una PAZ escogida… y entonces podrás servir de ejemplo a muchos.


Pregunta: ¿Por qué juzgamos sin parar? Si somos agredidos, ¿por qué conservamos en el fondo tantos rencores, tantos juicios?


Respuesta: es nuestra herencia “NATURAL”, aquella de la cual hay que deshacerse.


Si nos SENTIMOS juzgados (y aquí abajo lo somos sin duda), debemos ser conscientes que sufrimos un daño, a veces incluso, una herida que hipoteca nuestra capacidad de Respeto hacia el otro (o sea de respeto hacia uno mismo).


Nosotros JUZGAMOS a partir de un PROGRAMA, de un “código genético”… el JUICIO está en nuestras células, por lo tanto ACTÚA.


Todo el trabajo consiste en tomar conciencia de este esquema para descubrir la nocividad.

 

Pregunta: ¿Qué diferencia hay entre un juicio y una constatación?
Respuesta: la CONSTATACIÓN es LUCIDEZ.
El JUICIO es la SOMBRA proyectada sobre los seres y las cosas.
Cuando constatamos, hacemos un llamamiento a referencias que nos permitirán SITUARNOS dentro de la relación.
Es una forma de inteligencia necesaria. Después de todo, podemos “JUZGAR” que es útil limitar tal o tal inversión personal, de administrar tal o tal cosa en el momento en que constatamos que provoca en nosotros mismos un desequilibrio.
Mirad, la Frontera, está en el corazón, es el eje que permite SITUAR, VALORAR.
Valorar es muy diferente a JUZGAR.
Si tú valoras, constatas que el esquema que te es propuesto es para ti una invitación nueva llevadora o no de SENTIR y de experiencia futura.

Pregunta: la religión pone muy a menudo el acento sobre el juicio de Dios. ¿Cómo diferenciar?
Respuesta: es una pregunta muy compleja. Para empezar, de qué religión de hablas? La Antigua, basada sobre una enorme culpabilidad (o sea un juicio permanente) o la nueva (salida de la Buena Nueva que anuncia Cristo)?
Todo esto se debe meditar. El Dios que juzga no puede ser un Dios que Ama. Esto es evidente.
Mirad a los pecadoras que encuentran a Cristo, veréis que cada instante les da las llaves de una mayor libertad interior. Él no los JUZGA jamás.
“Que aquel que nunca ha pecado tire la primera piedra…”
“La antigua religión” por el contrario tiene su base en un sistema dual-binario (el origen de los juicios que todos llevamos en nosotros).

Pregunta: No debemos juzgarnos para mejorar?
Respuesta: Tu pregunta expresa una creencia bastante extensa y nacida de nuestra educación. “Debemos JUZGARNOS y corregir en nosotros aquello que va mal”
Esta creencia nos da a entender que somos capaces de conocer aquello de lo que estamos compuestos.
No olvidemos que si expulsamos alguna cosa de nosotros, se instala el desequilibrio y la lucha empieza!...
Una energía de NEGACIÓN, de RECHAZO, se pondrá en marcha y la parte de nosotros mismos que se encuentra excluída no podrá RECIBIR nuestra LUZ (y será expulsada en la SOMBRA).

“MEJORAR” es en realidad ACOGER sin JUZGAR esta parte de nosotros mismos que pide su sanción. Es la historia del Mendigo en harapos que llama un día a nuestra puerta… y en nosotros este mendigo también existe, que haremos?
El JUICIO jamás ha sido una herramienta apropiada para comprendernos mejor y menos para aceptarnos mejor.
Lo que nos limita, lo que más nos encierra es (ahora podemos verlo) la formidable capacidad que nos da el Mundo para JUZGAR y ser JUECES…


QUE EL DIOS VERDADERO OS ACOMPAÑE SIEMPRE Y EN TODO MOMENTO LEJOS DE LOS CAMINOS DEL JUICIO PARA ENTRAR DE LLENO DENTRO DE AQUEL CUYO AMOR ES LIBERADOR: EL ÚNICO CAMINO QUE CONDUCE A LA VIDA.


www.tarotcabalistico.com - Consultas: 806 466919 - tarotcabalistico@hotmail.com

hit counter
hit counter
tarot
Tarot